Archivo de la categoría: Varios sectores

Política: mensajero para asuntos personales

Algunas políticas de Responsabilidad Familiar Corporativa requieren poca o ninguna inversión de parte de la empresa. Otras, en cambio, suponen una erogación monetaria de parte de la empresa, como la que vamos a comentar el día de hoy. Lo que está claro es que ambos tipos de políticas tienen efectos positivos cuando son aplicadas con prudencia y con motivación trascendente. Es decir, aunque fuesen políticas de bajo o cero costo, si no se diseñan y gestionan adecuadamente, no darán buenos frutos.

La política que me interesa compartir, tal como la describiré, fue creada por Agrocentro, S.A., la empresa guatemalteca que es líder en RFC.

Mensajero asuntos personales

Ficha técnica de la política

Sector: Aplica a cualquier sector empresarial.

Área donde aplica: Aplica a todo nivel de la empresa.

Resumen: La empresa contrata a un mensajero para que se encargue de hacer las gestiones personales que, normalmente, roban tiempo de trabajo o tiempo de dedicación a la familia a los colaboradores. Por ejemplo, pequeñas gestiones en bancos u oficinas estatales, recoger objetos olvidados en casa, llevar o recoger un paquete personal, comprar algún medicamento, pagar impuestos en ventanilla y un amplio etcétera.

Resultados:

  1. Se reducen el ausentismo, las llegada tarde o las salidas anticipadas por razones personales.
  2. Alta satisfacción de los colaboradores por evitar tráficos y colas para hacer estas gestiones.
  3. Enfoque en las tareas de trabajo.
  4. Se evita que los colaboradores consuman sus días de vacaciones, recurso extremo al cual acuden algunos colaboradores en empresas que son inflexibles ante estas necesidades personales.

Antecedentes / comentarios

Cuando he expuesto esta política en el aula, suele aparecer un comentario: “es lógico, el tiempo dedicado al trabajo es más valioso que el que el colaborador pierde en el tráfico por esas gestiones”. Esto compensa la inversión que la empresa hace en el salario del mensajero.

Efectivamente, la genialidad de Agrocentro, S.A. consiste en ver y proteger el valor real que el trabajo de una persona aporta a la empresa y también la importancia de su tiempo para dedicar a su familia.

Un detalle más. En Agrocentro, S.A., quien hace uso de este servicio debe pagar un Quetzal (US $ 0.12) por cada gestión que pide al mensajero. Esos pagos se ahorran y al final del año se suman y se donan a alguan entidad de beneficencia.

Una prueba más de que en temas de RFC, cuando se quiere, se puede.

 

Anuncios

Cómo afrontar el ausentismo

Esta política fue creada por Agrocentro, S.A., una empresa guatemalteca líder mundial en Responsabilidad Familiar Corporativa. Desde que la hemos divulgado en diferentes ambientes empresariales y académicos, ha sido acogida con entusiasmo y aplicada con éxito.

Ficha técnica de la política

Sector: Aplica a cualquier sector empresarial.

Área donde aplica: Aplica a todo nivel de la empresa.

Resumen: Se conceden dos o tres días, adicionales a las vacaciones, con goce de sueldo, para uso netamente personal. Es decir, el colaborador decide qué uso dará a esos días: descanso, salud, viajes, apoyo a los hijos, trámites personales, etc. Sólo se requiere cumplir algunas reglas básicas: solicitar el permiso al menos con 3 días de anticipación, que las fechas no coincidan con procesos críticos o temporadas pico, no se pueden tomar los tres días seguidos sino de uno en uno o tomando medios días a lo largo del año, y los tres días no son acumulables para el siguiente año.

Resultados:

  1. El ausentismo por razones personales se vuelve visible, medible y programable.
  2. Alta satisfacción de los colaboradores por disponer de este tiempo para asuntos personales.
  3. Familias satisfechas y agradecidas de poder contar con los padres en momentos especiales.
  4. Se evita que los colaboradores consuman sus días de vacaciones, lo cual a su vez redunda en que las vacaciones sean lo suficientemente prolongadas como para generar descanso real.

Antecedentes / comentarios

A veces, algunos colaboradores mienten a sus jefes: dicen estar enfermos o en situaciones personales críticas para justificar su ausencia del trabajo; la realidad es que necesitan algún permiso pero si dicen que se trata para asuntos familiares, temen que no se les conceda.

Al implementar estos permisos adicionales a las vacaciones las relaciones empleador-empleado se vuelve más humanas, más realistas y más controlables.

El ausentismo por razones justificables es inevitable. Los directivos deben decidir si asumen ese riesgo y lo hacen medible y controlable y si reman contra la corriente poniéndose rígidos y legalistas.

Al final, la opción más inteligente siempre será remar con la corriente a favor, es decir, con colaboradores satisfechos y enfocados.

Vacaciones: ¿inversión o desperdicio?

Esta vez comento dos políticas a favor del tiempo de vacaciones para los colaboradores. Sintetizo la experiencia de varias empresas porque los problemas relacionados con el no tomar vacaciones, al menos en Centroamérica, son muy comunes. Como se verá, tomar vacaciones es un hecho que está rodeado de muchos paradigmas negativos que estas políticas pretenden derribar. Y aunque parezca ilógico, como se verá, a veces los menos interesados en tomar vacaciones son los mismos colaboradores. Al final comentaré por qué ocurre esta insólita oposición.

Ficha técnica de las políticas

Sector: Varios (tecnología, banca, industria, servicios)

Área donde aplica: Todas las áreas

Resumen 1: El período de vacaciones se divide en dos partes: unos días que deben gozarse obligatoriamente en Semana Santa y entre Navidad y Año Nuevo; y los días restantes, a gozar en fechas variables según necesidad del colaborador.

Resumen 2: Se establece un período de uno o dos años durante los cuales todos los colaboradores deben hacer uso de todos los días de vacaciones que tienen acumulados, de forma programada. Una vez que se han gozado las vacaciones pendientes, se instaura la política de no cerrar un año sin haber gozado vacaciones.

Resultados positivos y negativos:

  • Disminución o atenuación de síntomas de estrés somatizado (gastritis, contracturas musculares, dificultad de concentración, irritabilidad del carácter).
  • Cumplimiento de leyes nacionales y normativas internacionales sobre períodos de vacaciones.
  • Resultado negativo temporal: resistencia u oposición de los colaboradores a gozar de sus vacaciones.

Antecedentes / comentarios:

Como decía, aunque parezca ilógico muchos colaboradores se oponen a tomar el período de vacaciones al cual tienen derecho. He conversado con algunos de ellos y veo que tienen tres tipos de argumentos. Unos afirman que no saben qué hacer en casa, que se aburren, que no tiene sentido. Otros afirman que prefieren trabajar para que les paguen horas extra (cosa que es ilegal y es una práctica en disminución pero todavía se utiliza). Y otros afirman que no toman vacaciones porque, desafortunadamente, sus jefes no les dan autorización para ello. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de Guatemala, este último argumento es el que esgrime alrededor del 80% de los empleados del sector formal en este país. Me parece que el porcentaje no varía mucho en otros países de Centroamérica.

Para llegar a presentar cualquiera de los argumentos anteriores, hace falta tener unos paradigmas en mente, incorrectos, por supesto desde mi punto de vista. Un paradigma es que trabajar es mejor que descansar, sin más. Todavía no se entiende la sinergia que existe entre trabajo y descanso y todavía falta mucho que entender acerca del cuidado de la propia salud mental y física. El otro paradigma es que un colaborador “rinde” más si está físicamente presente y si trabaja más horas al año que si tiene flexibilidad de horario y que si descansa. Obviamente, un craso error que hiere el sentido común y va contra la evidencia médico-científica pero que, indudablemente forma parte de los esquemas mentales de muchos managers.

En ese contexto, es loable la valentía y la visión que tienen los ejecutivos que han puesto en práctica las políticas que estoy comentando en esta ocasión. Si los beneficios para los colaboradores fuesen pocos, aún debemos sumarle los beneficios para la empresa. Los expertos en seguridad industrial y salud ocupacional lo tienen claro: el descanso incide en la reducción de errores y accidentes en el trabajo. Además, a cuál empresa no le interesa tener colaboradores más satisfechos y más comprometidos. Y no hace falta ahondar en la importancia de cumplir las leyes sobre vacaciones, tan frecuentemente violadas en nuestros medios.

Sin embargo, como decía al inicio, aunque parezca ilógico, la empresa que quiera aplicar estas políticas debe saber que debe luchar contra la reacción adversa de los mismos beneficiarios. Hace falta sensibilizar sobre la importancia del descanso y hace falta dar algo de formación sobre el uso del tiempo libre. ¿Hasta allí debe llegar la empresa? Bueno, si me preguntan a mí, diría que la empresa debe llegar hasta donde sea necesario, según sus capacidades, para generar un mundo más humano y sostenible.