Archivo de la categoría: Telecomunicaciones

Si quieres estudiar, te apoyamos

Esta política fue creada por el gerente y propietario de una mediana empresa del sector de telecomunicaciones. Fue creada para apoyar a todo colaborador inscrito en un programa formal de educación, cualquiera que sea el nivel académico o el área de estudio. En su caso concreto, esto significa que la política beneficia al 50% de sus colaboradores.

Ficha técnica de la política

Sector: Telecomunicaciones

Área donde aplica: Todas las áreas (administrativos, supervisores y técnicos de campo)

Resumen: Se coordinan horarios de trabajo de tal forma que no afecten los horarios de estudio (normalmente son jornadas de estudio al final de la tarde y por la noche o en sábados) y se asignan tareas que no afecten las temporadas altas de estudio como exámenes parciales o finales. El beneficio no incluye beca ni ningún apoyo más allá de la flexibilidad de horario.

Resultados:

  1. Incremento sostenido del nivel académico de los colaboradores.
  2. Compromiso y satisfacción de los colaboradores beneficiarios.
  3. Retención de personal que año con año tiene mejor nivel académico.

Antecedentes / comentarios

En UNIS Business School (Guatemala), la escuela para la cual trabajo, hemos visto cómo algunos jóvenes con mucho talento y con deseos de estudiar una maestría no logran concretar ese sueño porque sus respectivos jefes no les autorizan la flexibilidad de horario que requerirían para atender nuestro programa. Cuando digo “flexibilidad de horario”, en los casos concretos que tengo en mente, me refiero al mero hecho de permitir que esos jóvenes salgan del trabajo a la hora prevista en el contrato. Y sé que nuestra escuela no es la única institución educativa que atestigua esta situación.

Eso me recuerdo aquel banco que quería contratar cajeros con este perfil: jóvenes, responsables, visionarios, dispuestos a trabajar bajo presión pero… que no estudien. Parece una broma, pero ese perfil se exigía en un banco real en Guatemala.

La razón por la que muchos jefes no conceden esa flexibilidad para algo tan razonable, desde mi punto de vista, es el paradigma de que la presencia física es igual a productividad y a compromiso. Sin duda hay cargos que requieren esa presencia física inflexible pero la mayoría, no.

Cuando dialogo sobre estos temas, no falta quien repita mecánicamente el tópico de que “hay empleados que abusan de estas políticas; por eso no se pueden aplicar”. Entonces pienso y constato en la realidad que sólo hay dos caminos: el de quienes crean equipos más leales porque parten de la premisa de la confianza; y el de quienes seguirán quejándose de nuestra “ancestral falta de productividad y de compromiso” sin haber intentado jamás cambiar de paradigma.

Anuncios