Más datos duros: el efecto de la RFC sobre la calidad de vida y sobre la salud de los colaboradores (2)

Este artículo es continuación del que publiqué la semana pasada (ver Datos duros sobre la importancia de promover la integración entre trabajo, familia y vida personal (1)).

En esta ocasión quiero enfocarme en dos importantes hallazgos del IFREI (31,768 personas encuestadas alrededor del mundo, de las cuales la muestra de Guatemala asciende a 2,781 encuestados). Se trata de los efectos que tiene la presencia o ausencia de Responsabilidad Familiar Corporativa sobre dos variables cruciales: la calidad de vida y la salud de los colaboradores.

El IFREI evalúa la calidad de vida de los colaboradores a través de tres preguntas sencillas hechas a los encuestados anónimos: 1.) ¿Duermo bien por la noche? (DORMIR); 2.) ¿Logro realizar suficiente ejercicio físico durante la semana? (EJERCICIO); y 3.) ¿Cuando llego a casa, aún tengo energía para realizar mis responsabilidades familiares o personales?(ENERGIA). El encuestado se autoevalúa en una escala de 1 a 7.

El resultado de la encuesta, sintetizado en la gráfica que se muestra a continuación, permite afirmar que los colaboradores de una empresa que sistemáticamente pone barreras para integrar trabajo, familia y vida personal (empresas tipo D según las categorías del IFREI), se autoevalúan con apenas un 38% de calidad de sueño, 36% de energía para sus responsabilidades familiares al final del día y 35% de su expectativa de ejercicio físico entre semana. Son resultados muy bajos en sí mismos pero, además, es llamativo que existe una diferencia significativa con respecto a la evaluación que de sí mismos hacen los colaboradores que trabajan en una empresa tipo A (las que sistemáticamente favorecen la integración del trabajo, la familia y la vida personal), como se puede ver en la gráfica. En las empresas tipo A, las autoevaluaciones alcanzan niveles de 79%, 63% y 83%, respectivamente. Es decir, tienen el doble de calidad de vida.

Para evitar una gráfica tan compleja, aquí se muestran sólo los resultados de Guatemala, aunque las tendencias del mundo y de América Latina son, prácticamente, idénticas.

Gráfico Calidad de Vida

Ahora pensemos en los efectos de que las cosas sean así. Para ello basta con preguntarse ¿cómo es el rendimiento en el trabajo de una persona que no duerme bien? ¿cómo es la productividad de alguien que no duerme bien ni hace suficiente ejercicio entre semana? ¿cómo es la calidad de vida familiar de alguien que al final del día no tiene las energías suficientes? Y podría ser que el rendimiento y la productividad de esas personas sea el esperado pero entonces surge la pregunta: ¿por cuánto tiempo? ¿es sostenible? Al llegar a este punto vemos cómo la RFC está en el corazón de lo que conocemos como sostenibilidad y el centro de lo que conocemos como valor compartido.

Vista la gráfica anterior, es muy fácil comprender la siguiente, que muestra la autoevaluación de los encuestados acerca de su salud personal. La gráfica habla por sí misma. Esta vez sí se muestra la comparativa con América Latina  y el mundo y destaca que el promedio general de autoevaluación de salud es inferior al resto.

Gráfico Salud

Esto es lo que muestran los datos y yo les digo a los propietarios de empresas, a sus directivos y a sus ejecutivos: cuidado porque no hay mayor ciego que el que no quiere ver.

La próxima semana… más datos duros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s