El matrimonio: fuente de riqueza espiritual y material

Está claro que casarse y tener hijos no es una obligación. Es una decisión libre y voluntaria, cuya garantía es un principio de derecho natural recogido por las legislaciones positivas: cada uno es libre de elegir estado. Y qué bueno que se respeta esa libertad, porque esto deja sentada la base para la responsabilidad en el ejercicio del estado que se elija.

Sin embargo, está claro que la inmensa mayoría de los seres humanos tenemos vocación al matrimonio y, por tanto, así como se respeta la libertad de elegir estado, se debe respetar y proteger cultural, empresarial y jurídicamente el derecho de que los que tenemos esta vocación podamos vivirla de la mejor manera posible. (Aunque se debe aclarar que el matrimonio es bueno no porque una inmensa mayoría de la población tenga esa vocación sino que, esa inmensa mayoría presenta esa vocación porque forma parte de su naturaleza; es bueno porque forma parte de la naturaleza humana, no porque sea opinión de una mayoría).

matrimonio[1]

Este principio de respeto a la vocación matrimonial subyace como fundamento de la Responsabilidad Familiar Corporativa (RFC) porque lo justo y lo conveniente es que las empresas, esos lugares donde pasamos la mayor parte de nuestras jornadas, organicen el trabajo de tal manera que facilite que la mayoría de sus colaboradores, es decir los que tienen vocación al matrimonio y de hecho están casados y tienen hijos, puedan vivir esa  faceta de su vida de una forma coherente y responsable. Dicho a la inversa, es absolutamente injusto y contraproducente que la cultura de una empresa sea negativa hacia el matrimonio y la familia puesto que en ese caso la empresa estaría emitiendo un tipo de contaminación, contaminación de la ecología humana, de cuyas consecuencias negativas sería claramente responsable, como lo es de la contaminación que lanza al medio ambiente natural.

Pero ya que en algunos ambientes se pone en duda la importancia del matrimonio para el bien común y para las personas, conviene traer a la mesa diferentes conclusiones de estudios científicos realizados al respecto. Sintetizo cada estudio como titulares y quienes desean ampliar pueden descargar un documento ampliado por medio de este link: ¿Por qué importa el matrimonio?

  1. El matrimonio aumenta el autocontrol y puede reducir los delitos.
  2. El matrimonio determina positivamente el crecimiento económico
  3. El matrimonio reduce el índice de violencia doméstica
  4. El matrimonio es bueno para la salud
  5. Las personas casadas son menos depresivas
  6. El matrimonio brinda bienestar emocional
  7. El matrimonio aumenta el bienestar de los hijos
  8. Los niños criados en familias intactas tienden a ser más religiosos en la edad adulta
  9. El matrimonio está asociado positivamente con el rendimiento académico de los hijos
  10. Los hijos se desarrollan mejor en un hogar basado en el matrimonio
  11. El matrimonio reduce la probabilidad de abuso infantil
  12. Quienes provienen de familias intactas son menos propensos a divorciarse
  13. Los adolescentes de familias intactas tienen menos posibilidades de consumir drogas y abusar del alcohol
  14. El matrimonio es un arma contra la pobreza infantil
  15. La ruptura familiar influye en la decisión de abortar de las adolescentes

Y así, muchas más conclusiones que surgen de estudios científicos. Si desean ampliar pueden acceder a un documento más detallado con este link: ¿Por qué importa el matrimonio?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s